Capitulo 2: La Roca del Águila

Es una mañana soleada. Juanmita acaba de despertarse. La brisa le hace cosquillas a su piel mientras toma su café a la luz del sol. El pingüino se encuentra en Club Penguin luego de unos meses de haber estado en otra isla. Volvió por dos razones: por sus amigos, hacia mucho tiempo que no los veía. Y, la otra razón, la Roca del Águila.

El pingüino vivía en su Iglú en una zona alejada de la isla. Este lugar estaba formado por su Iglú, a unos pocos metros un gran acantilado en forma de C, dos grandes mansiones (como la que él tenía) del otro lado del acantilado, una playa muy diminuta y el océano. Juanmita bajaba y subía ese acantilado todos los días, porque simplemente adoraba escalar. Pero en ese acantilado había una roca muy peculiar, la cual nadie había podido escalar antes: La Roca del Águila. Una roca con forma de pico de ave muy rocosa y puntiaguda. La caída era empinada, y el que caía, sufría. Todos los que lo intentaron cayeron y sufrieron terribles heridas. El sueño de Juanmita era escalar esa roca. Buscaba rutas y se imaginaba escalando. Si la escalaba, lo recompensarían…

En fin, de escalar se dedico hasta que cumplió tres años, cuando sufrió un duro accidente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: